Cuando hablamos de sonido, unas de las mayores dudas y confusiones surgen alrededor del potenciamiento de la señal de entrada del sonido, específicamente, sobre la diferencia entre los sistemas pasivos y activos.

Por esta razón, te lo explicaremos de forma detallada, cuál es la diferencia entre los altavoces pasivos y activos, partiendo de lo más básico y haciendo algunas analogías sin pecar de atrevidos.

En primera instancia, no es algo que puedas reconocer al escucharlo, ya que las diferencias de sonido no tienden a ser algo que determine si un altavoz es pasivo o activo.

Realmente, está más asociado con su funcionamiento, uso energético y la versatilidad de su instalación, en aras de ofrecerte el corte acústico que deseas.

¿En qué se diferencia un altavoz activo de un pasivo?

Para que puedas escuchar una canción, los efectos de película o el sonido de instrumento, tu equipo requiere de tres (3) componentes esenciales: un reproductor o fuente de sonido (ejemplo, tu móvil, TV, PC o guitarra eléctrica), un amplificador y un altavoz.

La diferencia entre un sistema pasivo y activo está en la amplificación de la entrada de audio, por lo que el sistema activo tendrá un amplificador integrado y el pasivo, no. Esta diferencia hace que pueda ser usado, en la práctica, de formas distintas dependiendo del uso específico que se le quieras dar.

Verás, un amplificador (que es un concepto bastante abstracto) es un sistema que hace que “algo” se eleve o sobredimensione. En este caso, un amplificado de entrada de sonido, tiene es un dispositivo que da potencia al sonido para que pueda salir por los altavoces de la manera en que se requiere.

Todos los aparatos electrónicos de audio tienen un amplificador. Desde un radio, hasta una guitarra o bajo eléctrico, cuentan con este artefacto. No suenan por sí mismos, pero se valen de imanes para la captación de las frecuencias y hacer que el sonido pueda oírse.

En los dispositivos pasivos solo se encuentra la caja, con el altavoz (parlante) y el motor de compresión (el famoso imán), pero el dispositivo de amplificación tendría que ser conectado aparte (no viene incluido).

¿Eso es bueno?, digamos que te da la opción de adquirir un amplificador con las características que quieras y configurarlo de modo personalizado. Pero, siempre tendrás que contar con el amplificador externo para lograr producir el sonido, ya sea un amplificador independiente convencional, una tarjeta de sonido o una mesa de mezclas

Los dispositivos activos, también conocidos como autoamplificados, cuentan con amplificador ya incorporado por la compañía que fabrica el aparato en su conjunto. Esto hará que puedas reproducir el sonido sin un equipo de amplificación adicional y disfrutar de las ventajas de compatibilidad que te ofrezca el fabricante del altavoz.

 ¿Qué estás buscando?

Antes de hacer la compra de tus altavoces, ya sea para ver películas con un sonido envolvente, ponerlos en tu casa para compartir en eventos sociales o ponerlos en tu cuarto para escuchar lo que más te guste, debes saber cuánto estás dispuesto a gastar y que tan práctica quieres que sea la instalación.

Asimismo, podrías tener una idea de los dispositivos quieres instalar (de forma eventual y simultanea) o si tienes necesidades especiales asociados a la calidad del audio, como la generación de un sonido Dolby y el aprovechamiento de tecnologías DTS (si no entiendes de esto, no te preocupes, es que no lo necesitas aun)

¿Me conviene unos altavoces activos?

Son altavoces extramente prácticos y de rápida instalación, ya que traen el pack de amplificación y monitores de salida incorporados en una única caja.

Es recomendable para instalaciones que tendrán que moverse de un lado a otro y en el caso de que no desees cargar con un amplificador a cuestas.

Es ideal para DJ, administradores de estudio y para las personas principiantes, ya que solo tendrás que conectarlos a la fuente de sonido y, en algunos casos, conectar los cable-puente entre los distintos altavoces. En muchas ocasiones, estos altavoces tienen conexión bluetooth, por lo que no te tendrás que preocupar del cableado, aunque también dependerá de lo que estés buscando.

Tienden a ocupar menor espacio y menor cableado, con configuraciones sencillas que te permiten poner a sonar de una vez tus cornetas. Eso sí, requieren ser conectaos a un tomacorriente.

Altavoces_activosrojos
Mini altavoces activos rojos

Tal vez puedan parecerte más caros, pero valdrá la pena si lo que quieres es versatilidad.

Sin embargo, toma en cuenta que, si compras altavoces pasivos, tendrías que sumar el costo del amplificador, por lo que te recomendamos que hagas bien los cálculos. Podría ser más barato, al final. Depende mucho de la gama y marca de los altavoces.

¿Me conviene unos altavoces pasivos?

La instalación para la puesta en marcha no es tan práctica, pero vaya que te permitirá hacer las combinaciones que quieras entre distintos tipos de dispositivos de amplificación y los monitores de audio y lograr un sonido personalizado. Llama la atención que los altavoces más avanzados, son de este tipo.

Como el amplificador funciona aparte, puedes mejorar o modificar el sonido sin sustituir los altavoces que ya tienes. Podrás adquirir los amplificadores más nuevos y agregarlo a tu equipo.

También te darás cuenta de que no pesan tanto como los altavoces activos, pues, no está el amplificador incluido en el cajón. Igual, no te salvarás de cargar el amplificador, pero sería en otro viaje.

En cuanto a costos, verás que son más baratos que los activos. Sin embargo, ya te expusimos que deberás costear un amplificador, de la marca que tú prefieras.

Calidad del sonido.

Los altavoces activos tienen una ventaja sobre los pasivos. Tienen menor riesgo de perder la calidad y potencia de la señal de audio. Esto se debe a que los sistemas pasivos transforman la señal digital de audio en analógica dentro del DAC del amplificador.

Es decir, primero la señal eléctrica analógica tendrá que pasar de la fuente al amplificador; luego viajará por un cable desde el amplificador hasta los altavoces. Algo que no pasa en los altavoces activos que convierten la señal en analógica, en una fase previa a su entrada al parlante, por lo que la extensión de viaje es mínima, al igual que la posibilidad de interferencias.

Altavoces_pasivos
Instalación de Altavoces

En conclusión, los sistemas pasivos suenan con alta calidad, pero demanda mayor mística en el cuidado de los cables, soldaduras y conectores para que te lleves sorpresas desagradables.

Si no te ha quedado claro, te dejamos este artículo para que puedas informarte mejor de la diferencia entre ambos.

Cómo saber qué tipo de altavoces tengo

A simple sonido, no podrás distinguirlo. Tampoco verás mucha diferencia por la cara frontal, pero si lo volteas podrás ver algunos detalles que te darán una idea del tipo de altavoces que tienes. Las pistas son.

Pistas para distinguir un altavoz activo

  • Tiene un cable que va hacia una toma eléctrica.
  • Podrían tener un sistema digital de procesamiento de señal, en forma de ecualizador, con pantalla o sin pantalla.
  • Algunas cabinas, de uso no profesional, vienen con entrada USB, micrófonos inalámbricos y hasta sintonizan radio AM.
  • Tienen bastante peso, con relación a su tamaño.
  • Puedes conectar un instrumento eléctrico y producir un sonido.

Pistas para distinguir un altavoz pasivo

  • No tienen un cable electricidad que vayan directamente a un tomacorriente, sino que verás entradas para cables con polaridades específicas.
  • Podrás ver que las entradas tienen un signo de positivo (+) o negativo (-). En algunos casos, tienen diferentes colores (ejemplo, rojo y negro).

Necesitas un empujón para decidir

El uso que estimes para tus altavoces, podrían escapar los límites de tu imaginación. Aun así, trata de evaluar, en su justa medida, el uso específico o más frecuente que piensas darle en la cotidianidad. Por eso te diremos:

Inclínate por altavoces activos, si:

  • No sabes mucho del asunto y quieres poner a sonar tu equipo en situaciones diversas. Tendrías todo en una sola caja, sin complicarte por cables o pedir asesoría para su instalación.
  • No quieres cargar aparatos extras.
  • Te gusta cantar karaoke, hacer eventos musicales itinerantes.
  • Quieres aprovechar las entradas coaxiales, ópticas, auxiliares, bluetooth y multiroom en un solo equipo.
  • Tienes poca pasta y quieres arrancar con tu experiencia de sonido de una vez.

Inclínate por altavoces pasivos, si:

  • Ya tienes un amplificador y los quieres para escuchar música en tu casa, de forma estacionaria, con una tarjeta de sonido, una mesa de mezclas. Al tener el amplificador, tienes un capital activo que no puedes dejar perder.
  • Quieres dedicarte construir un sistema de audio robusto, a largo plazo, que puedas interconectar con amplificadores y ecualizadores a conveniencia.
  • No te importa estudiar un poco más para aprender a hacer la instalación tú mismo. Seguro, necesitarás asesoría los primeros días, luego terminarás por entenderlo.
  • Quieres evitar mayores costos de reparación y reemplazo de componentes electrónicos dañados, porque los activos tienen un costo de mantenimiento mayor.
  • Quieres disfrutar de un Home Cinema, ya que funcionan mejor para DTS, Dolby digital, Dolby Atmos y demás tecnologías multicanales.

¿Dónde conseguir altavoces baratos?

Sin rodeos, te diremos que, si no eres profesional en el área de sonido, puedes comprar unos buenos altavoces en mercados de segunda mano. Estos no tienden a desgastarse significativamente con el tiempo. Es decir, si el altavoz funciona correctamente, podrías sacarle mucho provecho sin que se te quede en las manos.

Los precios de segunda mano son bastante bajos, y la calidad no te defraudará.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here