¿Qué hombre nunca se ha dicho: “Bueno, hoy me pondré una camiseta porque ninguna de mis camisas está planchada”?

Planchar una camisa es un paso necesario en el mantenimiento para evitar arrugas y para tener un aspecto perfecto, planchar nunca es un placer. Y más si es tu camisa nueva. Para ayudaros, hemos preparado una guía para que podáis planchar fácilmente vuestras camisas incluso en las situaciones más extremas.

1. Pasos para planchar tu camisa correctamente

Para planchar tu camisa correctamente, sigue estos pasos en orden.

a – Prepara tu plancha

El primer paso es preparar tu plancha. Para ello añade agua a tu plancha y tápala. Después enchúfala y déjala calentar hasta su punto óptimo antes de ponerte a planchar.

Como consejo, cuando llenes el tanque de agua elije agua destilada o mineral, porque el agua del grifo puede tender a atascar la plancha debido a la cal que contiene.

b – Cuello de camisa

planchar cuello camisa

 

Primero, quita las costillas, si las hay, del cuello de tu camisa antes de plancharla (ya sabes, los dos trocitos de madera o plástico que se usan para reforzar el cuello).

Entonces pon el cuello plano y plánchalo desde fuera hacia el centro. Una vez planchado, dóblalo y plánchalo para mantenerlo en forma. Limpia bien la plancha antes de planchar para asegurarte de que no te ensucies el cuello de la camisa.

c – La parte de atrás de la camisa

Ponga su camisa plana, prestando mucha atención a los pliegues.

Luego pasa la plancha de arriba a abajo de la camisa para quitar los pliegues. Use el vapor de su plancha si es necesario, esto hará que el planchado sea mucho más fácil (especialmente si está planchando ropa blanca).

La espalda suele ser demasiado grande para ser planchada de una vez. Así que ajusta la camisa sobre la mesa cuando hayas terminado la primera parte para hacer la parte restante.

d – Mangas y puños de camisa

planchar-cuellos-y-puños

Una vez que la espalda esté hecha, ataca las mangas de tu camisa.

Colóquelas planas quitando primero los pliegues a mano y luego use su plancha, deslizándola desde el hombro hasta la muñeca.

Recuerda poner el hombro de tu camisa al nivel de la redondez de la tabla para no arrugar la parte trasera de la camisa que ya has planchado.

Para los puños, desabróchalos para que estén planos, luego plánchalos suavemente para quitar los pliegues sin presionar los botones.

e – La parte delantera de la camisa

Una vez que las mangas y la espalda están planchadas, el frente de la camisa es un juego de niños.

Haz un lado tras otro. Ponga la camisa en posición horizontal y empiece desde el hombro y baje hasta el fondo de la camisa en movimientos circulares con la plancha.

Al planchar la parte delantera con los botones, tenga cuidado de rodearlos para no dañarlos.

 

2. Los accesorios necesarios para planchar sus camisas

 La plancha

Desafortunadamente, es difícil planchar una camisa sin una plancha.

Elija una plancha de calidad y recuerde cuidarla. Una buena plancha es fácil de mantener y, sobre todo, se puede limpiar para no dejar marcas en su hermosa ropa.

Limpie frecuentemente la suela de la plancha cuando esté fría con una esponja o un paño húmedo. Si persisten algunos rastros, puede usar jabón de Marsella o vinagre blanco.
Entonces recuerda enjuagar bien la suela de la plancha con un paño húmedo.

b – La tabla de planchar

tabla de planchar

Para planchar fácilmente, necesitarás una buena tabla de planchar (o una tabla de planchar).

Le permitirá posicionar su camisa para poder quitar fácilmente todos los pliegues durante el proceso de planchado.
Si no tienes una tabla de planchar, planchar será más difícil pero no imposible. Ve más abajo en el artículo para aprender más sobre el planchado sin tabla.

Colgadores

Una vez terminado el planchado, le aconsejamos encarecidamente que guarde sus camisas en perchas para limitar las arrugas lo más posible.

Si realmente no tienes opción, puedes doblar tu camisa pero ten cuidado de no arrugarla al doblarla.

3. Planchar la camisa sin tabla de planchar

Si no tienes una tabla de planchar, puedes ser ingenioso y encontrar una superficie plana para usarla como tabla de planchar.

Estos son nuestros consejos para seguir con cuidado si quieres planchar sin una tabla de planchar:

Elija una superficie plana para que pueda planchar su camisa correctamente.
Elija una superficie resistente al calor para evitar dañarla con el hierro. Evita la mesa de plástico o la mesa de café de diseño que has recogido recientemente.
Cubre la superficie con un tejido bastante grueso y resistente al calor. Usa una sábana de lino o una toalla de ducha, por ejemplo.
Elija un lugar cerca de una toma de corriente donde tenga espacio para planchar su camisa.

Estos pocos consejos son útiles para ayudarte si no tienes una tabla de planchar (en vacaciones por ejemplo). Sin embargo, lo ideal es tener una tabla de planchar en casa para poder planchar más fácilmente y rápidamente.

4. Planchar una camisa de lino

El lino es una fibra muy interesante porque esta planta consume muy poca agua y puede ser cultivada en Francia (Francia es el primer país productor de lino).

Por otro lado, el mantenimiento del lino no es fácil porque tiende a desmoronarse rápidamente. Para planchar tu camisa de lino, tendrás que tener cuidado.

Nuestros pocos consejos para planchar tu camisa de lino:

Inmediatamente después de lavar la camisa de lino, alísela ligeramente y cuélguela en una percha para que se seque.
Plancha tu camisa de lino del revés para evitar que se dañe.
Siempre use el vapor para facilitar el planchado o humedecer la camisa antes de plancharla.

Inmediatamente después de planchar, coloque su camisa en una percha, dejando espacio en su armario para que no se arrugue.
Esperemos que estos consejos te ayuden a planchar tus camisas más fácilmente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here