Una noticia sobre la relación entre el rey de España y Kiko Matamoros salió a relucir ayer cuando el colaborador de Sálvame hacia una llamada telefónica para dar un reporte sobre su estado de salud actual.

Tras la intervención que se le practicó por una infección que comprometía varios sus órganos abdominales.

Kiko que continua en el hospital Quirón de Madrid, dijo que se encontraba en franca mejoría y era cuestión de días que le dieran el alta. Mientras tanto, sigue en observación hasta eliminar complemente la infección.

¿Qué le pasó Kiko Matamoros?

Todo empezó en el momento en que tuvieron que practicarle una operación de vesícula que comprometía su páncreas. Sin embargo, a los días se notaba que algo no estaba bien.

Esto lo llevó a una segunda operación de emergencia y fue cuando los médicos pudieron darse de qué estaba ocasionando el problema. Se trataba de una infección generada por un trozo de gasa que quedó de la operación pasada.

Kiko Matamoros hospitalizado
Kiko Matamoros hospitalizado

Kiko, en compañía de su novia Mata López, dijeron que: La infección venía de una gasita re-absorbible que le habían puesto entre el hígado y la vesícula. Esa gasa había creado una colección de pus con líquido alrededor y provocó la infección que se había ido a la sangre, el páncreas”

Relación entre Matamoros y Don Juan Carlos

A pesar de encontrarse un poco preocupado, Kiko no dudó el mostrarse optimista ante su situación.  Dice “Las cosas van evolucionando a mejor y tendremos confianza”. También ayudó que le hayan cambiado los antibióticos hasta dar con uno que le prestó mejor.

Un ejemplo de esa mejoría es que se dio cuenta de que él tiene que ver con el rey Juan Carlos más de lo que había podido notar.

Pues, a pesar de confinamiento necesario para atender su salud se dio cuenta de que no estaba en cualquier habitación, sino que estaba en la que utilizó el rey emérito en el memorable momento en que pidió perdón.

Ciertamente, esta noticia tiene un toque de humor y optimismo pero que le mueve el suelo a los españoles, ya que no ha transcurrido mucho tiempo desde que el rey se marchó de España con destino incierto tras quedar envuelto en escándalos fiscales.

Han pasado 8 años desde que Juan Carlos tuvo que ser ingresado en ese mismo cuarto por una fractura en la cadera. Allí lanzó su frase “Lo siento mucho. Me he equivocado, no volverá a ocurrir”.

En este caso, Kiko no es el rey emérito, pero comparte circunstancialmente sus privilegios en un momento cumbre para su salud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here